Thinking People Consultores Recursos Humanos

"Lo importante son las personas"

Fidelizar el valor humano, estrategia de liderazgo

Como ya hemos comentado en algún otro artículo, el mercado laboral atraviesa en la actualidad un ciclo en el que la oferta de buenos profesionales se sitúa por debajo de la demanda, por lo que la captación de Talento se hace especialmente difícil. En una situación como esta, el capital humano se constituye como el valor diferencial por excelencia para las empresas, y la competitividad va a estar directamente relacionada con la capacidad que éstas tengan para retener y desarrollar Talento. Las Empresas que entiendan este profundo cambio y lo integren e incorporen en su estrategia, se consolidarán como los líderes de mañana.

Los profesionales de Recursos Humanos, desde hace algún tiempo, somos conscientes de esta situación, de ahí que proliferen cada vez más estudios sobre las claves para la Retención del Talento, y todos ellos coinciden en señalar que la fidelización de los empleados, el compromiso afectivo, no se compra con salario. En este entorno, la Comunicación Interna toma un creciente protagonismo consolidándose como herramienta clave en la Gestión de los Recursos Humanos.

Si las personas se sienten integradas, aumenta la eficacia del factor humano y la implicación con la empresa, y esto sólo es posible si están informadas, conocen los diferentes entramados de la compañía, su misión, su filosofía, sus valores, su estrategia, y además se sienten parte de ella.
Por todo esto, la Comunicación Interna debe entenderse como un programa corporativo que, como tal, afecta a todos los colectivos de la Empresa, y es imprescindible para involucrar al conjunto de los colaboradores y movilizarlos por el camino marcado por los valores y objetivos empresariales. De esto se desprende que no se debe aplicar ciegamente el mismo Plan de Comunicación de una empresa a otra, sino que éste debe ser exclusivo y hecho a medida para cada empresa.

Previo a la definición y establecimiento del Plan de Comunicación Interna es necesario realizar una análisis de cuáles son las prácticas comunicativas que se vienen desarrollando, analizando tanto canales formales como informales.
En un segundo momento pasaremos a definir cuál será nuestra estrategia y estableceremos cuales son los criterios para la elección de los mensajes que vamos a transmitir y los diferentes canales a utilizar.

En este proceso no podemos olvidar las líneas jerárquicas establecidas en nuestra organización. A medida que nos desplazamos en la escala jerárquica hacia arriba, la comunicación va adquiriendo más importancia, por lo tanto, los directivos deben conocer y utilizar las herramientas de comunicación interna a su alcance, así como el modo en que estas interactúan.

Sin embargo, no debemos olvidar el importante papel del mando intermedio. Cumpliendo la ley de proximidad, ha de ser el mando intermedio el vehículo transmisor de la Comunicación Interna y el papel de los especialistas en RR.HH. es formarles para que sean creíbles, creativos y coherentes. Esta última parte del Plan de Comunicación interna no se puede desarrollar y dar por finalizada en unas pocas sesiones, por el contrario, es la parte del Plan que se desarrolla de forma paulatina y constante. Los cambios se producen a través de las personas, de ahí que nuestro objetivo sea sensibilizar a los mandos de su papel protagonista en todo el entramado, y que son realmente los motores del cambio.

Por último, no debemos olvidar que la configuración de un adecuado sistema de Comunicación Interna y su posterior seguimiento y evaluación nos ayudará, no sólo a retener a los mejores profesionales, sino también a mejorar la productividad y la rentabilidad de nuestro negocio.

Si hace algunos años las organizaciones apostaban por la satisfacción del cliente interno como medio para lograr una máxima satisfacción del cliente externo, en la actualidad el reto empresarial va más allá de los esquemas estáticos de la satisfacción. Las empresas hoy buscan alcanzar un vínculo de fidelidad con sus empleados. Aquellas empresas que logren que sus empleados se impliquen y se identifiquen con el proyecto, conseguirán, a través de la fidelización, comportamientos dinámicos y proactivos en torno a éste.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR