Thinking People Consultores Recursos Humanos

"Lo importante son las personas"

Conciliación de la vida laboral y personal

Para un trabajador, tiene especial relevancia el logro de un alto índice de conciliación entre sus exigencias laborales y personales, de forma que pueda hacer frente a las mismas.

Del mismo modo es un aspecto de vital importancia para la empresa, ya que se trata de una variable que incide en los niveles de motivación y satisfacción de sus trabajadores y, por lo tanto, en su rendimiento, productividad y nivel de estrés.

Cada trabajador tiene una serie de necesidades únicas, tanto laborales como personales que deben ser satisfechas, y posee también un conjunto de habilidades propias que deben ser tenidas en cuenta.

Los niveles de motivación y satisfacción laboral del trabajador están en función de la adecuación entre sus necesidades y habilidades y de las características del puesto de trabajo y de la empresa. Una mala adecuación entre las características individuales y el ambiente laboral, y la incapacidad de dar respuesta a las exigencias personales podría desembocar en una reducción de los niveles de motivación.

El logro de la conciliación entre la vida personal y profesional de sus trabajadores debe ser uno de los objetivos de las empresas, estando presente en su estrategia de recursos humanos de modo que garantice que está utilizando a su gente eficazmente con el fin de conseguir sus objetivos empresariales, sin entrar en conflicto con la cultura de la empresa. Estos objetivos deben ser comunicados explícitamente a los trabajadores para que sea posible dicha conciliación.

Se trata de conseguir una armonización entre los empleados y la empresa, ya que esto contribuirá a los buenos resultados de la misma, siendo muy importante el logro de niveles satisfactorios de motivación en los empleados para que realicen su trabajo lo mejor posible y se esfuercen al máximo para llevar a cabo las tareas encomendadas.

Una importante característica de la motivación es que se trata de un comportamiento dirigido hacia un objetivo, esto hace que sea de gran relevancia que el trabajador conozca cuáles son sus objetivos dentro de la empresa, por lo que hay que definirlos y comunicarlos para que sepa lo que la empresa espera de su trabajo.

La mejor forma de hacerlo es mediante el análisis del puesto de trabajo, proceso que consiste en recopilar y organizar sistemáticamente información relativa a los distintos puestos con el fin de que se revelen datos importantes sobre el mismo. Concretamente, se trata de identificar las tareas, cometidos y responsabilidades de un puesto de trabajo en particular.

– La tarea es un elemento básico del trabajo, un paso lógico y necesario en la realización del cometido de un puesto de trabajo.
– El cometido consiste en una o más tareas que conforman la actividad principal del puesto de trabajo.
– La responsabilidad consiste en uno o más cometidos que identifican y describen el objetivo principal del puesto de trabajo o la razón de su existencia.

Tras el análisis del puesto de trabajo se realiza una descripción del puesto de trabajo, que consiste en un resumen de toda la información recopilada a lo largo del proceso de análisis. Se trata de un documento escrito en el cual se identifica, define y describe un puesto de trabajo en función de sus cometidos, responsabilidades, condiciones de trabajo y especificaciones.

También es importante garantizar, en la medida de lo posible la calidad de vida en el trabajo, ya que esta se relaciona con el grado de satisfacción en el mismo, siendo éste un importante predictor del absentismo y del movimiento de personal. Lo que una empresa invierta en mejorar la calidad de vida en el trabajo se reflejará en un mejor servicio al cliente.

Un modo de proporcionar ventajas tanto a las empresas como a los empleados es instaurar dentro del funcionamiento de la empresa horarios de trabajo flexibles. De este modo los empresarios pueden obtener mejores rendimientos y más satisfacción laboral. Los empleados sienten así, que la dirección confía en ellos, lo que mejorará la calidad de las relaciones.

Las tres modalidades más comunes de horarios laborales flexibles son las horas de trabajo flexibles, la semana laboral comprimida y el teletrabajo.

– Las horas de trabajo flexibles hacen que el empleado pueda controlar cuando va a comenzar y a finalizar su jornada de trabajo. A los empleados se les exige que cumplan con sus cuarenta horas semanales en su puesto de trabajo de la empresa, aunque ejercen cierto control sobre las horas en la ejecución del mismo. Este sistema divide los horarios laborales en tiempo principal, cuando todos los empleados deben estar en su puesto de trabajo, y tiempo flexible (“flexitime”), cuando los empleados pueden organizar sus actividades laborales alrededor de otras actividades personales.

– Las semanas laborales comprimidas modifican el número de días de trabajo por semana mediante la ampliación de la jornada laboral a diez horas o más. Este sistema ofrece a los empleados tanto ventajas como inconvenientes. La ventaja principal es que proporcionan fines de semana de tres o cuatro días que pueden dedicar a sus familias o emplear en el desarrollo de intereses personales. Sin embargo, los empleados que se adhieren a este sistema pueden experimentar mayores niveles de estrés y de cansancio.

– El teletrabajo proporciona flexibilidad tanto en cuanto al horario como al lugar de trabajo. Las nuevas tecnologías de comunicación han permitido adoptar esta nueva modalidad de trabajo a un gran número de empresas, ofreciéndoles la posibilidad y la flexibilidad de contratar a empleados con talento que, bajo otras circunstancias, no estarían disponibles.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com